sábado, 19 de enero de 2013

Soy un corrupto



Lo confieso, soy un corrupto. Y lo soy porque milito en el Partido Popular, porque hace años me picó el gusanillo de la política, que no, que no es vocación. Ni gusanillo siquiera, es alimaña carroñera que me empuja a medrar, a llenar mis bolsillos con el esfuerzo de otros. Piso cabezas, lamo culos, asesto cuchilladas… pero todo va bien, mi cuenta engorda. ¿Remordimientos? Todos hacen lo mismo, luego estará bien; si no me lo llevo yo se lo va a llevar otro, así que…

Fui a la universidad, compaginé trabajo y estudio, aprobé una oposición que me convirtió en funcionario hace 22 años, seguí trabajando, compaginé función pública y empresa privada, me casé, tuve dos hijos, seguí trabajando, me afilié al PP, compaginé política y trabajo, acudí a campañas electorales, participé en ellas, seguí trabajando, defendí convicciones, ensobré propaganda, pegué carteles, seguí trabajando, sacrifiqué sábados y domingos en mítines y otras juergas, participé en reuniones, seguí trabajando, fui a campañas en el País Vasco, me amenazaron, tuve miedo, seguí trabajando, organicé, animé, disfruté y me abatí, seguí trabajando, compartí, debatí, fui candidato en un municipio abertzale, di la cara, seguí trabajando, compaginé trabajo, política y familia… pero soy un corrupto, lo reconozco.

Soy un corrupto porque soy político. Los políticos somos una casta, somos gente sin principios, ni valentía, ni ilusión. No tenemos más convicción que el dinero fácil, la cultura del pelotazo. Recalificamos, medramos, sobamos y templamos gaitas. Al fin y al cabo nunca hemos trabajado, solo pintamos la mona. Hay otros pardillos que lo hacen por nosotros, trabajar digo.

Me encantan las corbatas de seda y los cócteles pijos, las tertulias y las reuniones, el Ipad y jugar a Apalabrados. Bueno, Ipad no tengo pero no desespero. Igual que el golf o el padel, nunca he jugado pero pronto lo haré, soy un político.

Me veo negro para pagar la hipoteca, la universidad de mi hijo mayor, el colegio del pequeño, la luz, el agua, el gas, el metro, la gasolina. En mi familia tenemos la mala costumbre de comer y vestirnos, y coche, tenemos coche, con sus revisiones, su seguro y todo. La extra voló ¿a quién se le ocurre ser funcionario?

Soy un corrupto porque soy político y en la calle lo dicen: todos los políticos sois iguales ¿les voy a llevar yo la contraria? ¡Viva la masa inculta! ¡Viva el populacho embriagado de consignas huecas! ¡Viva la revolución! Los políticos a la guillotina, sobramos y somos el cáncer de España. Todos sin excepción.

Juanma García Gay

27 comentarios:

  1. NO, cariño, sabemos que siempre hay excepciones y seguro que en este caso el volumen es grande. pero supongo que tú mismo estarás indignadísimo con la gran cantidad de casos de corrupción que están apareciendo. Sin embargo, para mí, no es la corrupción en sí lo que me parece grave, ya que es tan sólo una señal más de lo débil que es en realidad la debilidad humana; lo que realmente me cabrea, a mí en particular, es la impunidad y la injusticia, y tener que soportar que un señor como Gallardón (le llamo señor en un alarde de buena educación) se dedique a indultar a auténticos asesinos.
    En fin, querido Juanma, estoy segura de que si has sido capaz de aguantar durante 22 años la diversidad de calificativos sobre funcionarios que te habrán dedicado, serás capaz de sobrellevar con igual estoicismo los nuevos y numerosos calificativos sobre políticos que te estarán cayendo en los últimos tiempos.
    Con todo mi cariño....LaLola...Bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, Lola, claro. Por supuesto que estoy indignado con esos casos de corrupción y creo que hay que luchar por erradicar a tanto corrupto, carcel y nada de indultos. Pero hoy me he centrado en protestar por toda esa masa social que no quiere razonar y nos mete a todos en un mismo saco. Es injusto y los corruptos, como tú misma comentas, son pocos.

      Tienes razón, estoy estigmatizado, soy funcionario y político, una joyita, vamos...

      Gracias por tu comentario y un besazo.

      Eliminar
  2. El gran drama está en la calle. Acabo de llegar de acompañar a un grupo de jóvenes excepcionales que, en el día de hoy, han dedicado gran parte de su tiempo, y mucho esfuerzo, para repartir por Madrid a personas sin techo, ropas de abrigo y sacos de dormir, comprados previamente con dinero aportado por personas anónimas (en un día se han recaudado 8.000 €). Hemos hecho paquetes de camisetas, forros polares, gorros, guantes, calcetines, bufandas y sacos, y hemos circulado por madrid en coches particulares buscando a todas esas personas que duermen a la intemperie por necesidad. Se han repartido unos trescientos paquetes; es decir, al menos 300 personas están durmiendo en portales, bajo escaleras o bajo puentes, mientras tipos como Bárcenas viven a cuerpo de Rey (y lo peor es que seguirán haciéndolo).
    Tú y yo, y otros muchos (demasiados) seguiremos viéndonos negros para pagar la hipoteca, la universidad o el colegio, el agua, la luz, el gas, el metro o la gasolina.
    ¡¿Qué coño se puede hacer?!!! Hoy soñaré con un hombre que se abrazaba al saco que le hemos dado realmente agradecido, como si fuera un auténtico tesoro...
    Otra vez con todo mi cariño....LaLola....Bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que algo se puede hacer. Lo que hace falta es voluntad y valentía. Se ha dado prioridad a la crisis económica y todas las administraciones se han volcado con los recortes. El ciudadano espera también la misma energía contra la corrupción. Y lleva esperando mucho tiempo.
      Un abrazo... y mucho ánimo, que la solución tiene que venir de dentro.

      Eliminar
    2. Lola, y dices que "¿qué coño se puede hacer?"... pues tú ya lo estás haciendo con lo que cuentas de esta noche, hacer algo por los demás. Y ese algo incluye desenmascarar al inmoral pero reconocer al moral. No podemos seguir viviendo en una sociedad que de alguna forma ampara, permite o justifica "al que se lo lleva".

      Ignacio: Voluntad y valentía, por supuesto, y desde dentro, está claro. Lo comparto todo. Y hay que educar a esta sociedad que sigue viendo en el pícaro una figura graciosa y espabilada. Muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  3. Juanma, todo mi apoyo, pero sois vosotros los que teneis que lavarle la cara a la política, el daño está hecho y no se ven señales claras de voluntad política de depuración.
    Si mañana el gobierno sacara una ley que al que pillaran con las manos en el dinero público, ejerciendo influencias poco deseables u otras corruptelas, lo metieran en la carcel hasta el fin de sus días, le quitaran hasta los acentos de sus apellidos y lo expusieran al escarnio público, otro gallo cantaría.
    Actualmente es un problema de percepciones no de personas.
    ESpaña sólo funciona con el medio a la ley, ya lo decía mi abuelo.
    Un abrazo desde Viena!!!!
    Magin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema, Magín, es que esa ley ya existe pero la voluntad de aplicarla se diluye. Hace falta una verdadera revolución interna que quiera de verdad erradicar ese comportamiento de la sociedad. Y por otro lado hace falta también educar al ciudadano, a esa masa que todo lo confunde (muchas veces con soflamas interesadas).

      Sólo en mi distrito el PP cuenta con más de 5.000 afiliados. De ellos no creo que más de un 10% dediquemos parte de nuestro tiempo a la política activa. Si así fuese estaríamos hablando de unas 500 personas. Ahora piensa en los 21 distritos de Madrid, en todos los municipios de la provincia, en todas las provincias españolas... hay mucha gente dedicada a la política pero solo se habla de Bárcenas. Eso es lo injusto también, el "todos sois iguales".

      Muchas gracias por tu comentario y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Juanma cuanta razon tienes ,llevo 36 años en la politica haciendo de todo y ahora soy más pobre que cuando entre pero,todo el mundo te mira cuando dices que estás en política metida como si tu fueras de los que se llenan los bolsillos,y nosotros no hacemos más que trabajar por unos ideales que tenemos arraigados desde hace años.
    Pero tenemos que seguir adelante para que los que somos gente honrrada y trabajadora podamos sacar a esta ESPAÑA adelante sin tener que llenarnos los bolsillos y llevarnoslo a Suiza etc,etc u otro paraiso fiscal,adelante y con la cabeza siempre alta aunque seamos politicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, "anónima". Tienes toda la razón, no podemos abatirnos y debemos seguir trabajando como hasta ahora, desarrollando una vocación como la nuestra. Pero hay que explicarle a la gente que no todos somos iguales y los garbanzos negros son muy pocos. Por desgracia le dan muy mal sabor al guiso. Un beso.

      Eliminar
  5. Pues yo soy político y tengo unos valores muy estrictos, jamás he cogido nada ajeno, he ayudado y ayudo a los demás sin preguntarles ideología, estoy las 24 horas del día a disposición de los demás Y NO CONSIENTO LAS GENERALIZACIONES, VOY A DEGUELLO CONTRA QUIEN ME META EN EL SACO DE ALGUNOS CORRUPTOS....¿OK?....Porque estos casos, son minoría, tiene que ver con LA FALTA DE VALORES DE ESTA SOCIEDAD, ESTOS POCOS POLÍTICOS VIENEN DE ESTA SOCIEDAD, NO LLUEVEN...y si no tienen valores, es que la sociedad no los tiene....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y como tú somos la mayoría pero lo que resalta es precisamente el que no se comporta así. Y por supuesto que estoy de acuerdo contigo, es la sociedad la que carece de esos valores. En España se sigue contemplando con simpatía al pícaro, al mangante, al espabilado... así nos va. Un abrazo y muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  6. Es que, realmente, creo que hay dos tipos de políticos, los que, como tú, trabajan y además tienen la esperanza de hacer de España un país mejor para los españoles y los que con su trabajo, no podrían vivir ni medio bien y se dedican a la política. Lo habitual es la proliferación de inútiles de izquierdas, sean políticos o sindicalistas (que son políticos de la peor calaña) pero también están en la derecha, no por que tengan esa ideología si no porque ven el hueco y se meten, como claro ejemplo Verstrynge.
    Lo que tampoco es muy positivo en política son los herederos, como si fuese una monarquía. El que quiera trabajar en política es porque no espera vivir de ello, sino que su trabajo sirva a los demás, por lo que "colocar" mujeres, hijos o sobrinos, a priori, es un error.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tal vez sea así y los dos tipos de políticos que comentas sean una realidad. Yo preferiría no creerlo, ello implicaria que el mangoneo está más extendido de lo que parece. Prefiero pensar que son la excepción. La "herencia" o la "colocación" de puestos y prebendas es algo bochornoso con lo que también hay que terminar, por supuesto.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  7. Resulta reconfortante leer defensas de la Política con mayúsculas como esta. Los pequeños cargos sois los que más y mejor valéis. Pero no te preocupes, ya te quitarán tu puesto los grandes y corruptos para dárselo a alguno de sus criados. Luis Español.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu opinión sobre el artículo, Luis. Espero que al que pongan en mi lugar al menos lo haga bien. Un abrazo y enhorabuena por tu reciente éxito en la presentación de tu libro.

      Eliminar
  8. Querido Juanma, eres una persona honorable pero el nivel de corrupción política en España es inverosímil, apenas tiene trascendencia judicial y la estructura de tu partido es muy consciente de ello: el proyecto de Ley de Transparencia paralizado (somos el único país de occidente donde no se regula la transparencia) y está transformado en un proyecto descafeinado, la fiscalía carece de iniciativa y de protocolos no políticos al respecto, la ley de contratos públicos una comedia para favorecer y de paso divertir a los amigos, se busca disminuir el papel de la acusación popular, los fastos de las empresas públicas (y conozco unos cuantos) son escandalos que de hacerse públicos dudo que no estuviéramos ya en un estado de violencia... No es una casta, no... es una secta, y una enorme tragedia que ha hundido el país por culpa de una gente menor e indigna y que no hay forma de renovar. Tal vez, los que sois honrados deberíais romper la baraja y limpiar la casa y exigir responsabilidades. Un abrazo. José María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José María, no puedo compartir tu opinión. Te agradezco que me consideres honorable pero no es cierto que los políticos más allá de una casta seamos una secta. Yo no quiero creer que la gente como yo somos la excepción sino la norma. Por desgracia existe otro tipo de políticos que son minoría pero que con su comportamiento perjudican y de qué manera al resto, creando esa imagen de rechazo hacia todo aquél que se dedica a la cosa pública. Te aseguro que he visto en mi entorno devolver regalos navideños del calado de un libro. Te ruego que no juzgues a todos por las ovejas negras que hay que exterminar. Hay que limpiar, sentar las bases para que estas cosas no ocurran y, por supuesto, como tú también pides exigir responsabilidades. Un abrazo y muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  9. Querido Juanma,

    Me encanta ver lo que escribe la gente en este blog, suscribo muchas cosas que he leido. Es cierto que la gente criminaliza a los políticos sin excepción, los del PSOE roban y los del PP IGUAL. Yo siempre he pensado que los de izquierdas roban más por falta de principios morales, además de ROJOS suelen ser ateos lo que implica que la moral cristiana con lo que conlleva la desconocen y por supuesto siempre esta la enorme envidia.
    Por desgracia independientemente de que haya una clase política + o - corrupta (discutible el grado de corrupción). El problema esta en la falta de valores morales de nuestra sociedad, esto si que es un problema grave, mucho más que la corrupción escandalosa de tipos como Barcenas. Si la gente fuera más decente estoy seguro que habría mucho menos casos de corrupción.

    Y lo que te digo con toda sinceridad y cariño es que si que creo que hay demasiados políticos, se duplican las competencias incluso a veces se triplican. Esto es insostenible para nuestra querida España.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los políticos no son, o somos, distintos del resto de la sociedad. Muchos de nosotros somos comerciantes, funcionarios, empleados, etc. Si la sociedad, como bien dices, está carente de valores eso se ve reflejado en todos los ámbitos, por supuesto el político incluido.

      Las competencias repetidas no solo afectan a los políticos, que también, sino fundamentalmente a los funcionarios y laborales. Se han creado necesidades inexistentes y se han dotado de personal. Ahora toca eliminar esas duplicidades y reubicar al personal funcionario y al laboral que se necesite en otras funciones que sí sean necesarias. Es una reforma de gran calado la que hay que acometer, la de la Función Pública o la de las Administraciones, como prefieras. Sé que el gobierno lo está estudiando y yo estoy realmente impaciente a la espera de los primeros pasos.

      Muchas gracias por tu comentario, José María.

      Eliminar
  10. Querido Juanma. Suscribo al cien por cien tu artículo, así como comparto mucho de la opinión de los comentarios.En particular la falta de valores y principios morales de nuestra sociedad actual y que es el caldo de cultivo para materializarse luego en corrupción a todas las escalas. Desde pequeñas corrupciones (por ejemplo los 30.000 dependientes fallecidos cuyos familiares seguían cobrando las prestaciones) a grandes como los Pujol, Unió o Bárcenas. Se necesita una regeneración moral de esta sociedad. Hay que ir a la base de las causas de la corrupción y poner el foco en recuperar los principios y valores auténticos que nos humanizan. Lo demás, incluido los desahogos de la masa manipulada demagógicamente por la izquierda y los antisistema, es inútil si no se recupera lo esencial. Será pan para hoy y hambre para mañana... Sólo paños calientes. Hay que combinar la urgencia de medidas rápidas con la importancia del fondo de la situación. Pedagogía social es imprescindible.
    Un fuerte abrazo Juanma y mucho ánimo. Luis

    ResponderEliminar
  11. Principios y valores, por supuesto. Pedagogía social, por supuesto. Pero... ¿cuánto tiempo llevamos de retraso? ¿Por qué hemos consentido lo que ha ocurrido y sigue ocurriendo en las "ikastolas", que el Ebro sea un río catalán que nace en tierras extrañas, que en cada región de España exista una Historia distinta? Aun aceptando que la transición española ha sido buena también hay que decir que se han cometido muchos errores. Y el peor de ellos tal vez haya sido dejar las competencias de educación en manos de separatistas, sectarios y antiespañoles. Recuperar el control de esta situación se me antoja casi imposible.

    Y aunque me he ido por los cerros de Úbeda, la pedagogía social a la que te referías también es algo que hoy se ignora. En la transición la izquierda ganó injustamente una gran batalla: convertir a la derecha en una masa acomplejada incapaz de defender sus propios principios. La natural ausencia de estos principios practicada y difundida tradicionalmente por la izquierda es lo que hoy impera. Y así nos va.

    Muchas gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  12. Un poco tarde, pero llego.

    A estas alturas no voy a extenderme demasiado, espero, aunque pretendo decir todo lo que quiero contar.

    Empezando por tu berrido en pleno derecho, seguramente de hastío por habérsete metido a ti y a muchos en el mismo cesto de manzanas podridas. Y tienes toda la razón del mundo en quejarte y en la forma de quejarte. Al menos, desde mi punto de vista.

    Pero eso no quita que exista esa casta política, esa corrupción, esa justicia que no va con ellos, esa ineficacia en las altas (y, a veces, no tan altas) esferas, y un largo etcétera. Algo que ya existía mucho antes, pero que era de poca importancia en el listado de preocupaciones de los españolitos de a pie, que somos todos. Ahora que se ve venir el desastre, el cabreo general se ha de manifestar de alguna forma, y a la clase política -que antes definí como "casta"-, le toca su palo. Pero, coño, es que se lo han buscado, y bien buscado. Y a bien deberían tener tomar nota de tu estado de ánimo, que no será el único (yo sé que no es el único, porque conozco a otros como tú, con los que hablo con mucha frecuencia y no se merecen que les tilden como a sus "superiores", porque dedican horas y más horas al trabajo de gestionar un ayuntamiento, que no por pequeño no da faena). Un partido político no es nada sin sus bases y afiliados. Y lo que hacen desde "las alturas" es vergonzoso.

    Como ves, hablo en general, sin mentar a fulano o a mengano, porque la mancha de mierda ya es muy extensa y ha pringado a todos.

    Pero mucho me temo que todo seguirá igual. Que aquí, esa "casta" no quiere perder privilegios ni ser enjuiciada como el resto de los "mortales" (entiéndase: ciudadanos; de ahí que los sumarios de las investigaciones acaben, si es que acaban alguna vez, en el cubo de la basura por inútiles). Ojalá me equivoque, pero no veo motivos para pensar lo contrario. Y, mientras tanto, las bases -los "de abajo"-, a tragar aceite de ricino como si dieran sopas con onda.

    Qué cruz lleváis, majos. Qué cruz. Y aún habrá alguien de los de "arriba" que sacará pecho todavía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Xixarro, me das una de cal y otra de arena. Mi "berrido", como tú lo llamas es por el afán generalizado de meternos a todos en el mismo saco y tú caes casi en lo mismo (aunque reconoces excepciones) con lo de la "casta". Esa ha sido mi única protesta con este post.

      Es cierto que hay manzanas podridas en todos los cestos pero la mayoría de las manzanas no lo están. Y no te hablo sólo del PP, sino de la mayoría de políticos que conozco de todo signo.

      No deja de ser injusto cuando a todos se nos identifica con los malos ejemplos aunque sean los más llamativos y por desgracia, te doy la razón, haberlos haylos.

      Un abrazo y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  13. "Yo siempre he pensado que los de izquierdas roban más por falta de principios morales, además de ROJOS suelen ser ateos lo que implica que la moral cristiana con lo que conlleva la desconocen y por supuesto siempre esta la enorme envidia."
    Anonadada me hallo tras leer semejante perla.
    Creo que la historia y las hemerotecas tienen suficiente registro para rebatirte semejante argumento. Y lo de la "superioridad moral" de los cristianos, lo siento pero no cuela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónima: Salvo en una ocasión en la que tuve que bloquear a una persona hace meses por sus constantes insultos gratuitos y de muy mal gusto, he permitido que todo el que quiera se exprese con libertad en este blog en el que, como ves, no hay moderación para los comentarios. Ello no implica que yo comulgue necesariamente con lo que otros expresen aquí o con la forma de hacerlo.

      El tema de la "superioridad moral" es absurdo en sí mismo y por desgracia se ha fomentado e inducido, y no solo por parte de creyentes, en muchas ocasiones a lo largo de la historia.

      Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  14. Evidentemente, no puedes hacer tuyas todas las opiniones que aquí se exponen. Mi comentario va dirigido a quien pone tal cosa, en este caso Jose María Pérez Cubiles, que en mi opinión tiene una visión extremadamente simple de la realidad.
    Por otra parte, esa misma realidad me muestra que a los políticos no hay por donde cogerlos y que tarde o temprano el que no cae en lo que antes criticaba es una rareza. Debe estar en nuestra naturaleza...

    ResponderEliminar
  15. Respecto a la crísis, creo que desde el PP se debería de valorar la posibilidad de crear un pseudoparaiso fiscal en el sur de España, parecido a Gibraltar, o lo que hacen los británicos con la isla de Jersey, Caimán, como la City británica o Hong Kong en China, se podría utilizar las mismas Eurovegas, esto no arreglaría España pero ayudaría, no es algo que se va a hacer rapidamente, pero sería una salida.

    También creo que se deberían de crear dos cámaras en España, una de las antiguas colonias españolas y portuguesas (incluyendo al mismo Portugal) y otra del Mediterráneo (tanto la parte europea como la africana y asiática), para activar la economía y esas zonas, el ejemplo sería el Parlamento Europeo y la Commanweth.

    Si se hacen estas cosas, cambiarían el futuro de España.

    ResponderEliminar