martes, 6 de diciembre de 2011

Reflexiones tras el 20N (I)


Transcurridas un par de largas semanas desde las pasadas Elecciones Generales y digerido el empacho de autocomplacencia, conviene hacer alguna reflexión sobre los resultados electorales del pasado 20N. Hay hechos incontestables: se trata del mejor resultado obtenido nunca por el Partido Popular alcanzando nada menos que 186 diputados del total de 350 del Congreso. Sin embargo, hurgando un poco en los totales y en los porcentajes de votos se pueden deducir conclusiones muy interesantes. Me he entretenido en preparar una pequeña tabla comparativa de los resultados oficiales publicados por el Ministerio del Interior de las elecciones al Congreso de 2008 y 2011. Es el siguiente:

COMPARATIVA RESULTADOS ELECTORALES

En una simple ojeada comprobamos que en las pasadas elecciones del día 20 de noviembre: 
  • El censo electoral había disminuido en 771.942 personas (25.900.439/24.590.557).
  • El porcentaje de participación disminuyó ligeramente, un 2,16% (73,85%/71,69%). 
  •  La abstención se mantuvo en número absoluto aunque aumentó ligeramente en porcentaje, un 2,16% (26,15%/28,31%). 
  •  El voto nulo se duplica, alcanzando el 1,29%. 
  •  El Partido Popular aumenta 552.683 votos, un 4,68% del total de los votos (39,94%/44,62%). 
  • El Partido Socialista Obrero Español pierde 4.315.455 votos, un 15,14% (43,87%/28,73%). 
  •  CiU, IU y UPyD suben en número de votos y diputados. Esta última formación lo hace de forma espectacular y multiplica sus votos casi por cuatro, pasando de 1 a 5 diputados. 
  •  EAJ-PNV, aunque también sube en número y porcentaje de votos pierde un diputado. 
  •  ERC, BNG y CC pierden votantes y porcentaje de voto aunque mantienen los mismos diputados que en 2008. 
  •  Aparecen nuevas formaciones en el arco parlamentario como AMAIUR (7 diputados), COMPROMÍS-Q (1), FAC (1), GBAI (1) y desaparece NA-BAI y el diputado que consiguió en 2008. 
  •  En 2008 hubo 772.046 votos (2,98%) a candidaturas que no obtuvieron representación. En 2011 la cifra crece hasta 1.443.568 (5,87%).
 No he querido utilizar más que datos totales de España, sin entrar a analizar los resultados por comunidades autónomas, provincias, capitales o municipios, datos de los que también se extraen muchas y muy curiosas consecuencias. Con las cifras globales y a bote pronto, es fácil deducir que el gran batacazo del PSOE, que pierde casi 4,5 millones de votos, no afecta apenas al PP que "sólo" gana algo más de medio millón. Ya que el porcentaje de abstención es similar en ambas ocasiones, podemos deducir que alrededor de cuatro millones de votantes socialistas reconducen su voto hacia otras formaciones que no son el PP. Todo parece indicar que IU y UPyD son el refugio principal de ese voto, que aumentan en total y conjuntamente en algo más de 1,5 millones de votos. El resto de votos de socialistas arrepentidos, alrededor de 2,5 millones, se atomiza repartiéndose entre partidos minoritarios y la abstención.

Parece claro, por tanto, que el PP ha ganado las elecciones ampliamente, sí, pero con un gran componente de demérito ajeno (del PSOE) más que de mérito propio. La virtud popular ha consistido fundamentalmente en no perder votantes. La masa social que ha apoyado al PP el 20N apenas ha crecido un 4,7%, cifra muy por debajo de la que cabría esperar después de la desbandada de las filas de votantes socialistas. Queda claro que el tradicional votante de izquierdas, una vez desilusionado con su principal opción política busca otra similar, alternativa o minoritaria, incluso se queda en casa pero prácticamente nunca cruza esa imaginaria línea del centro democrático que tanto PP como PSOE se disputan. Parece que en España aún falta madurez política y que una gran porción de votantes seguimos anclados a colores, afinidades o ideologías y somos incapaces (me incluyo) de meditar el voto.

La crisis económica y financiera ha influido en los resultados electorales, por supuesto, pero lo que más ha decantado al votante español ha sido la nefasta gestión de la misma que ha realizado el inefable Zapatero y la panda de inútiles cantamañanas de la que se ha rodeado durante siete larguísimos años. Pero esto ya es agua pasada y la debacle socialista ha tocado fondo. Convocarán un congreso extraordinario, hablarán de una refundación o inventarán un parque de atracciones, qué sé yo, pero surgirá alguna nueva figura (o vieja con aires nuevos, que el que quiere tragar traga) y el votante socialista volverá al redil. Si a esto le unimos el lógico desgaste que sufre un gobierno y más el que le espera a Mariano Rajoy con las duras medidas que deberá afrontar, es previsible que en el 2015 la contienda vuelva a estar igualada. Hay que saborear tan dulce victoria pero el triunfalismo de hoy puede ser víspera de sinsabores; aviso para navegantes.

Toca hacer las cosas bien, anteponer el trabajo concienzudo y tenaz a las actitudes sectarias que han caracterizado los últimos siete años. Hay que pensar en España y en todos los españoles y no sólo en los que han votado PP. Mariano Rajoy tienen ante sí un gran reto, una vez más hay que rescatar España de las cenizas del socialismo y volver a situar esta gran nación en el lugar que le corresponde.

Pronto escribiré sobre la Ley D’Hondt y las circunscripciones electorales, temas con mucha tela que cortar también.

Juanma García Gay


8 comentarios:

  1. Impecable análisis que se ajusta a lo que ya sabíamos. Al PP le cuesta ser popular y el batacazo del PSOE ha sido imponente pero menor de lo que sus deméritos merecían. Lo único que le podría salvar al PP para los próximos años, al margen de cómo lo haga el equipo de Rajoy es que el voto de izquierda siga atomizado y sobre todo que el PSOE opte por más Zapa eligiendo a Chacón en lugar de recentrarse.

    ResponderEliminar
  2. Querido amigo creo que lo has bordado, el miedo a la derecha es terrible, ójala que en 2015 no tengamos que rescatar tus palabras porque seguro que la contienda estará apretada aunque el PP logre sacarnos con bien de la que está cayendo.
    Hoy me queda decirle a D. Mariano una frase que dacía mi abuelo: "Mariano, que hablen de ti aunque sea bien" Pues ya sabemos que hagas lo que hagas mal hablarán.

    ResponderEliminar
  3. Coincido con Luis en que el PP ha ganado las elecciones porque el PSOE se ha repartido, como galleta recién hecha, caída al suelo, en mil migajas. Aunque tampoco demasiado.
    Por lo tanto, nada que celebrar, en mi opinión. Porque la sociedad española, en lugar de elegir mayoritariamente a otras fuerzas acordes a su ideología (como IU, aunque aún me entra la carcajada con su propuesta de crear 400.000 puestos de guardabosques, o cómo explicaban el retorno de sus costes salariales al erario en una emisora de radio, para justificar que era un coste perfectamente asumible por un estado en la ruina; o como UPyD, que poco a poco va metiéndose ahí, en el recuerdo de los votantes a la hora de elegir papeleta), votó en un número importante al mismo partido que les ha llevado a lo que ahora hay que solucionar y que nos va a costar sudor y lágrimas, como ya se ha repetido “cienes y cienes de veces”.
    Al PP le han votado los suyos, más unos pocos más y con eso y la debacle socialista, han ganado.
    No. No es motivo para alegrarse ni para sacar pecho. En absoluto. Y menos con la que va a caer, porque apoyo de la población, lo que se dice un apoyo abrumador y de ésos que se te llevan en volandas y que te hacen sentirte seguro de que los pasos que vas a dar van a ser seguidos por los demás, no ha tenido. Pero bueno, es lo que hay y con esos mimbres se han de tejer los cestos del cambio. Además, sigo diciendo que confío en la persona de quien nos presidirá, más que en el partido o en su ideología. Que lo veo preocupado de verdad, y eso ya tranquiliza. Que no se ha metido ahí, creo, por gusto.
    Mencionas a la ley D’Hont y al tema de las circunscripciones electorales, como hecho particular del resultado electoral, comicio tras comicio. En realidad, creo que el causante de los repartos de escaños es la constitución de las circunscripciones electorales, una estafa como un piano, que no hacen valer aquel postulado de “un hombre, un voto”, porque según estés en una región u otra, tu voto puede valer varias veces el depositado en la región vecina. Gracias a eso (bueno, y gracias a los inmorales del Tribunal Constitucional), tenemos a ETA en el Congreso de los Diputados y otras administraciones públicas. En las películas de vampiros te decían que no debías invitar al drácula de turno a tu casa, si no querías que entrara y te chupara la sangre, pero se ve que no nos tomamos el cine en serio. Y por culpa de las circunscripciones, un partido como UPyD, para desgracia de los que le votaran, es posible que no tenga grupo propio, después de incrementar espectacularmente el número de votos obtenidos. Que les pregunten a esos votantes qué piensan de las circunscripciones y de su santa madre.
    En definitiva, que el reparto de la tarta es indecente, inmoral, no representa al electorado (por mucho que digan los de siempre), y ya tarda en ser cambiado. Al menos, antes de empezar a tocar pensiones, impuestos, seguridades sociales, paros, puentes, pitos, flautas y otras gaitas. Pero eso no lo veremos. Antes pasará el Halley tocando rocanrol.

    ResponderEliminar
  4. Y comparando los datos con el año 2.000, habiendo votado 1.700.000 personas más en el 2011, el PP sólo ha conseguido 500.000 votos más que entonces y ya llevaban cuatro años gobernando...

    ResponderEliminar
  5. Luis Español: Fíjate que yo creo que elijan a quien elijan dará igual, los afiliados y electores socialistas se ilusionarán de nuevo, se lo crean o no, para dar batalla. No sé yo cómo podrían seguir atomizados y tampoco si eso sería bueno.

    Chechulín: Me alegra que te haya gustado el artículo. Que van a dar toda la caña que puedan eso lo podemos tener por seguro, siempre lo han hecho. Iremos viendo cómo "colaboran" con el gobierno de Rajoy.

    Xixarro: A ver, tampoco hay que ser tan drástico. No sé qué es para ti un "apoyo abrumador" pero tener el 44,62% de los votos y casi 11 millones de votantes... como que no está mal ¿no? Al hilo de otra de tus reflexiones yo también me hago una pregunta: ¿Qué tiene que hacer un partido para perder el apoyo de sus votantes? Después de los siete años que hemos vivido y de lo que aquí se ha cocinado ¿cómo puede haber siete millones de personas ¡siete millones! que siguen votando PSOE? Supongo que será su "base social", esa masa incondicional que no va a juzgar nada de lo que haga el partido, simplemente lo votan porque el partido de enfrente le produce arcadas. Respecto a la Ley D'Hondt y las circunscripciones... ¡déjame que escriba la parte II!

    Oscarín: Pues sí, es otro dato más a tener en cuenta, menos de uno de cada tres de esos votantes se decanta por el PP. Que sí, que hemos ganado abrumadoramente (con permmiso de Xixarro) pero en cuanto el PSOE levante la cabeza, que lo hará en breve, nos volveremos a ver en la misma situación de siempre, con un apoyo muy parecido, si no inferior. Cuando Aznar ganó en 1996 también fue por un hundimiento claro del PSOE... parece nuestro sino.

    Muchas gracias a todos por vuestros comentarios y un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. estoy en Vela y sorprendido y ya ni con esperanza les podre volver a votar

    ResponderEliminar
  7. Jose Antonio Plaza11 de enero de 2012, 0:05

    Pregunto: ¿donde está Vela?

    ResponderEliminar
  8. Jose Antonio Plaza Rivero11 de enero de 2012, 0:15

    Pues desde mi punto de vista, a D. Mariano le ha faltado la capacidad de vender ilusión que tanto caracterizó al Sr. Zapatero (aunque luego resultó que era ilusionismo). Sin embargo, el Sr. Aznar tampoco tenía carisma personal y con él al frente españa prosperó. Lo que efectivamente me llama la atencion es ese colectivo de 7 millones de personas votando al PSOE. Intento empatizar y no me sale, lo siento.Puedo entender que una persona con ideología progresista no quiera votar conservador, pero existen otras opciones que no conlleven validar el mal hacer de un equipo de gobierno poco preparado. Realmente es como dar barra libre a los politicos solo por tener unos colores detrás (por cierto, que curioso que el partido socialista empezase a usar el azul como color corporativo, je, je...). Por mi parte prometo no votar al que no lo haga bien (página 1 del libro del buen demócrata), sea del Celta, del Barça o del Alcoyano.

    ResponderEliminar