miércoles, 5 de enero de 2011

Regalo cuarenta años

Sólo por una noche, no quiero abusar. Por favor, que alguien cargue con ellos, no pongo condiciones. Hoy quiero ser un niño, inocente y feliz. Acostarme nervioso y maldormir, como cuenta mi madre, con los puños “apretaos” para que el tiempo pase rápido. Hoy no quiero pensar en lo que ya no tengo, en lo que he perdido, en los que no están. No quiero echar de menos ni añorar.

Sólo quiero hormigas en las tripas, cabalgata y chocolate. Quiero limpiar mis zapatos, preparar la copita a Baltasar y agua a su camello. Pegar mi nariz a la ventana y entre el vaho adivinar una estrella fugaz, enorme y brillante. Y mover a los tres Reyes hasta mi Portal de Belén… porque esta noche llegan.

Que nadie lo dude: los Reyes Magos existen.

Feliz 2011.

Juanma García Gay

15 comentarios:

  1. Ah, y que no se te olvide las zanahorias para que coman los camellos.
    Felices Reyes, Juanma!!!

    ResponderEliminar
  2. Ignacio Espinosa6 de enero de 2011, 0:43

    Felices Reyes!!! Seguro que se portan bien, hemos sido buenos!!!

    ResponderEliminar
  3. Qué alegría volver a ver vida en este blog. Holaaa Mariaaan.
    Leyéndote, hermano Juanma, me sentía totalmente identificado contigo. ¡Yo también! Yo también he apretado los ojitos por la noche para no despertarme, ¡seguro! Quién pudiera regresar a esos días, en que olíamos el aftershave de nuestros papás al besarlos por la mañana... Pero tú has tenido más noches mágicas que yo, así que no me llores; porque a tus noches tienes que sumar las de tus niños en las que también participaste con una ilusión distinta pero ENOOOORME supongo. Las Navidades con niños de por medio son una bendición.

    ResponderEliminar
  4. ¡Juanma! Yo también me uno a ti y a Luis.
    Qué delicia recordar aquéllas noches de nervios, poniendo y preparando todo para Sus Majestades. Por la mañana, los tres hermanos lo habíamos oído todo, decíamos cada año... Corriendo, corriendo por el pasillo de la casa de Valencia hasta que papá abría la puerta corrediza del salón. Allí cada uno tenía su butaca asignada para recibir los regalos y yo, por ser la pequeña, el sofá más grande de todos... Comprobábamos cuidadosamente que habían comido buenos trozos del turrón y bebido del coñac que habíamos dejado por la noche preparados...¡Qué felicidad!
    Ayer oí que cuando a uno le pesan más los recuerdos pasados que las ilusiones del futuro..., es que se está haciendo mayor....
    Besos mil,
    Esterling

    ResponderEliminar
  5. ¡Magnífico, querido amigo, magnífico!
    Ese niño en la ventana y con los puños "apretaos" somos todos y tu, con tus palabras, nos has devuelto un trozo de infancia.
    ¡¡¡Muchas gracias por tan hermoso regalo!!!
    Un gran abrazo y Feliz Día de Reyes.
    Eugenio.

    ResponderEliminar
  6. Felices Reyes, amigo, con mis deseos de que 2011 sea razaonablemente mejor que el año que queda atras. Un abrazo. Rafa

    ResponderEliminar
  7. He de reconocer mis dudas ante las Navidades.

    Gracias por hacerme retroceder y hacerme pensar.
    Ramón

    ResponderEliminar
  8. Que siga la magia, como hasta ahora, y siempre. La cara de cualquier niño, de setenta o cuarenta años, incluso de dos, la tarde de cualquier 5 de enero, en cualquier sitio de España, es prueba suficiente, debería serlo, para descreídos. Ellos se lo pierden.
    Felices Reyes. José Miguel

    ResponderEliminar
  9. Marian: Un besazo y tranquila, no fueron zanahorias pero también hubo algo más que agua para los camellos.

    Ignacio: Los Reyes Magos siempre se portan con nosotros mejor de lo que merecemos, si encima hemos sido buenos... Un abrazo, amigo.

    Luis: Tienes razón, los niños lo bendicen todo y por ellos, con ellos y gracias a ellos cualquier día se vive con ilusión. Mi abuela me llamaba a mí, que fui su primer nieto, el "quitapenas" y eso que tuvo muchas en su vida. El blog está volviendo... con esfuerzo, ya lo sabes. Un abrazo.

    Esterling: Los recuerdos nunca pesan o al menos no deberían. Hay días malos, sí, pero hay que superarlos y reconozco que los "nanos" ayudan. Y eso de hacerse mayor a ti y a mí no nos afecta... ¡es una ordinariez!

    Eugenio: Muchas gracias por tus palabras. Si lográramos volver a la infancia más a menudo... ¿verdad? Un fuerte abrazo.

    Rafa: No sabes cómo deseo que así sea, si pudiera borrar el 2010 de un plumazo... Echo de menos alguna charla cervecera después del trabajo ¿Será en el 2011? Un fuerte abrazo (y espero tu "sí, quiero").

    Filípides-Ramón: La Navidad no ofrece ninguna duda aunque sí en lo que se ha convertido en nuestra sociedad consumista. Lo esencial no puede variar y la ilusión de los más pequeños tampoco. Bienvenido por aquí y un fuerte abrazo.

    José Miguel: Veo que tú también has visto a los Reyes Magos. Lo que se pierden los escépticos ¿verdad? Un fuerte abrazo y bienvenido también.

    A todos muchas gracias por estar ahí. Espero que este 2011 nos sea a todos propicio y que Dios nos dé fuerza y coraje para lo que nos espera en lo personal, en lo social, en lo político...

    Un fuerte abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  10. No hay nada mas hermoso que soñar. Porque soñando damos rienda suelta a todos nuestros sentimientos.... casi con facilidad.

    Un abrazo para quien pueda, sepa soñar,... y contar sus sueños,... porque es otra forma de hacernos soñar a quienes tenemos la dificultad de hacerlo.

    ppdiaz.

    ResponderEliminar
  11. ¡¡¡Qué te quiero mucho, Gay!!!
    Marisa

    ResponderEliminar
  12. josemi-ppdiaz: Con esa reflexión dejas ver que tú eres, con seguridad, uno de los que sabe soñar. Por tanto también te mereces un abrazo y muchas gracias por participar.

    Marisa: No me hagas estas cosas en público, mujer, que lo nuestro se va a acabar sabiendo... Un besazo.

    ResponderEliminar
  13. Tus deseos navideños son muy bonitos Juanma y yo sólo puedo apoyarlos, aunque con algo de melancolia, no puedo evitarlo. A los reyes magos que por supuesto existen este año no les he pedido nada, solamente les he dado gracias por lo buenos que han sido conmigo siempre.

    Un abrazo Juanma

    ResponderEliminar
  14. Ya sólo faltan 360 días para que vuelvan los Reyes. Es pronto para apretar los puños, pero desde el mes que viene los llevaré ya cerrados, como todos los años. Mientras tanto... sobreviviré con la ilusión de ver a mis amigos cumplir sus sueños.

    Un abrazo grandullón

    ResponderEliminar
  15. José María: Pues ya ves que no hace falta pedir, que los Reyes actúan "de oficio". Seguro que te lo has merecido. Por cierto, tenemos pendiente una comida "de hermandad" ;)

    Barquero: Es una alegría verte por aquí. Es cierto, aún nos queda un año para que vuelvan pero habrá que ir haciendo méritos... Otro abrazo.

    ResponderEliminar