martes, 6 de diciembre de 2011

Reflexiones tras el 20N (I)


Transcurridas un par de largas semanas desde las pasadas Elecciones Generales y digerido el empacho de autocomplacencia, conviene hacer alguna reflexión sobre los resultados electorales del pasado 20N. Hay hechos incontestables: se trata del mejor resultado obtenido nunca por el Partido Popular alcanzando nada menos que 186 diputados del total de 350 del Congreso. Sin embargo, hurgando un poco en los totales y en los porcentajes de votos se pueden deducir conclusiones muy interesantes. Me he entretenido en preparar una pequeña tabla comparativa de los resultados oficiales publicados por el Ministerio del Interior de las elecciones al Congreso de 2008 y 2011. Es el siguiente:

COMPARATIVA RESULTADOS ELECTORALES

En una simple ojeada comprobamos que en las pasadas elecciones del día 20 de noviembre: 
  • El censo electoral había disminuido en 771.942 personas (25.900.439/24.590.557).
  • El porcentaje de participación disminuyó ligeramente, un 2,16% (73,85%/71,69%). 
  •  La abstención se mantuvo en número absoluto aunque aumentó ligeramente en porcentaje, un 2,16% (26,15%/28,31%). 
  •  El voto nulo se duplica, alcanzando el 1,29%. 
  •  El Partido Popular aumenta 552.683 votos, un 4,68% del total de los votos (39,94%/44,62%). 
  • El Partido Socialista Obrero Español pierde 4.315.455 votos, un 15,14% (43,87%/28,73%). 
  •  CiU, IU y UPyD suben en número de votos y diputados. Esta última formación lo hace de forma espectacular y multiplica sus votos casi por cuatro, pasando de 1 a 5 diputados. 
  •  EAJ-PNV, aunque también sube en número y porcentaje de votos pierde un diputado. 
  •  ERC, BNG y CC pierden votantes y porcentaje de voto aunque mantienen los mismos diputados que en 2008. 
  •  Aparecen nuevas formaciones en el arco parlamentario como AMAIUR (7 diputados), COMPROMÍS-Q (1), FAC (1), GBAI (1) y desaparece NA-BAI y el diputado que consiguió en 2008. 
  •  En 2008 hubo 772.046 votos (2,98%) a candidaturas que no obtuvieron representación. En 2011 la cifra crece hasta 1.443.568 (5,87%).
 No he querido utilizar más que datos totales de España, sin entrar a analizar los resultados por comunidades autónomas, provincias, capitales o municipios, datos de los que también se extraen muchas y muy curiosas consecuencias. Con las cifras globales y a bote pronto, es fácil deducir que el gran batacazo del PSOE, que pierde casi 4,5 millones de votos, no afecta apenas al PP que "sólo" gana algo más de medio millón. Ya que el porcentaje de abstención es similar en ambas ocasiones, podemos deducir que alrededor de cuatro millones de votantes socialistas reconducen su voto hacia otras formaciones que no son el PP. Todo parece indicar que IU y UPyD son el refugio principal de ese voto, que aumentan en total y conjuntamente en algo más de 1,5 millones de votos. El resto de votos de socialistas arrepentidos, alrededor de 2,5 millones, se atomiza repartiéndose entre partidos minoritarios y la abstención.

Parece claro, por tanto, que el PP ha ganado las elecciones ampliamente, sí, pero con un gran componente de demérito ajeno (del PSOE) más que de mérito propio. La virtud popular ha consistido fundamentalmente en no perder votantes. La masa social que ha apoyado al PP el 20N apenas ha crecido un 4,7%, cifra muy por debajo de la que cabría esperar después de la desbandada de las filas de votantes socialistas. Queda claro que el tradicional votante de izquierdas, una vez desilusionado con su principal opción política busca otra similar, alternativa o minoritaria, incluso se queda en casa pero prácticamente nunca cruza esa imaginaria línea del centro democrático que tanto PP como PSOE se disputan. Parece que en España aún falta madurez política y que una gran porción de votantes seguimos anclados a colores, afinidades o ideologías y somos incapaces (me incluyo) de meditar el voto.

La crisis económica y financiera ha influido en los resultados electorales, por supuesto, pero lo que más ha decantado al votante español ha sido la nefasta gestión de la misma que ha realizado el inefable Zapatero y la panda de inútiles cantamañanas de la que se ha rodeado durante siete larguísimos años. Pero esto ya es agua pasada y la debacle socialista ha tocado fondo. Convocarán un congreso extraordinario, hablarán de una refundación o inventarán un parque de atracciones, qué sé yo, pero surgirá alguna nueva figura (o vieja con aires nuevos, que el que quiere tragar traga) y el votante socialista volverá al redil. Si a esto le unimos el lógico desgaste que sufre un gobierno y más el que le espera a Mariano Rajoy con las duras medidas que deberá afrontar, es previsible que en el 2015 la contienda vuelva a estar igualada. Hay que saborear tan dulce victoria pero el triunfalismo de hoy puede ser víspera de sinsabores; aviso para navegantes.

Toca hacer las cosas bien, anteponer el trabajo concienzudo y tenaz a las actitudes sectarias que han caracterizado los últimos siete años. Hay que pensar en España y en todos los españoles y no sólo en los que han votado PP. Mariano Rajoy tienen ante sí un gran reto, una vez más hay que rescatar España de las cenizas del socialismo y volver a situar esta gran nación en el lugar que le corresponde.

Pronto escribiré sobre la Ley D’Hondt y las circunscripciones electorales, temas con mucha tela que cortar también.

Juanma García Gay


miércoles, 26 de octubre de 2011

Jacinto el inocente

Mi primo Jacinto despertó del coma la pasada semana. Tras el primer shock, suyo y nuestro, estos días han sido de mutua adaptación. Después de muchas pruebas, los médicos han concluido que su cabeza funciona a la perfección e intuyen que el tiempo le ayudará a recuperar la memoria hoy perdida. Jacinto es un libro en blanco, una esponja, un ser racional… pero sin recuerdos ni prejuicios.

Ayer pasé la tarde con él. Las enfermeras le permitieron salir por primera vez de la habitación y estuvimos de paseo por el hospital. Al pasar por el kiosco de prensa se empeñó en comprar algún periódico. Le gustó eso de Público aunque conseguí convencerle de que había cosas más recomendables para su salud. Pronto se cansó del paseo y de vuelta a la habitación se dejó caer sobre su sillón de escai. Tras recuperar el resuello metió la cabeza en los periódicos que habíamos comprado. Yo permanecía sentado en silencio frente a él.

Pasaba las hojas con cuidado, leía y de vez en cuando levantaba la cabeza para mirarme con una expresión cada vez más perpleja. Finalmente me interrogó más o menos en estos términos:

- Juanma, tú eres mi primo y no me vas a engañar ¿verdad?

- Jacinto, primo, parece mentira que no me conozcas.

- Hombre, conocerte sí debo conocerte… pero no me acuerdo de ti.

- Claro, perdona, no recordaba tu estado.

- No te preocupes, hasta cierto punto tiene algo de divertido. Tengo curiosidad por muchas cosas… por ejemplo… dime… ¿qué es ETA?

- Esto… pues… una banda terrorista.

- ¡Aaaah! Entonces es bueno que hayan anunciado que dejan definitivamente su actividad armada ¿verdad?

- Claro, pero no sé yo si el anuncio es muy fiable, en varias ocasiones han anunciado cosas parecidas y al final sólo fue una treta para reorganizarse y volver a las andadas.

- Ya entiendo. Y ¿qué es lo que quieren esos tíos?

- Pues… yo creo… bueno… no lo tengo muy claro. Aparecieron hace muchos años, en tiempos en los que España era muy diferente. Hablan con frecuencia de la autodeterminación del pueblo vasco…

- ¿Autodeterminación? ¿Qué significa?

- Pues supongo que es algo parecido a la independencia

- ¡Coño, si son España no pueden ser independientes!

- Ya, pero lo piden. Y hablan de que son un pueblo singular, con una identidad propia y…

- Oye, y ese Rubalcaba ¿es uno de ellos? Con ese apellido tan raro…

- ¡No, hombre! Es el líder del Partido Socialista y…

- Y ¿por qué esperaba el comunicado de ETA?

- Pues porque… tendría sus razones. Es un hombre bien informado, es el ministro del Interior y supongo que lo sabe todo. Ya te contaré algún día lo de SITEL

- Lo que no entiendo es qué hacía esperando el comunicado en compañía del director de Público, el diario ese que no me has querido comprar.

- Es por tu bien, Jacinto, créeme… yo tampoco sé qué hacían juntos esperando.

- Y ¿por qué lloran los socialistas?

- Pues… a ver… es difícil en unos minutos explicarte…

- Será que son más sensibles que vosotros, los del PP.

- Bueno, pues será eso.

- Y ¿los del PNV están con los de ETA o con los demócratas?

- Jacinto, no me dejas respirar, baja el ritmo.

- Lo digo porque como piden que se suelte a los presos de ETA… ¿van a saltarse las leyes y los van a soltar? Porque si están presos será por algo ¿no?

- Claro, y casi todos por delitos de sangre. Yo espero que la ley se cumpla y se respete y los terroristas cumplan su condena ínte…

- Y ¿Eguiguren? Este sí es vasco, seguro.

- Sí.

- Y ¿no sabe diferenciar entre víctimas y verdugos?

- Eso parece, tiene un discurso muy particular.

- Ya, pero, unos matan y otros mueren. No es lo mismo.

- No. No es lo mismo.

- Y aquí dice que es del PSE… ¿es el partido de los terroristas?

- ¡No, Jacinto, no! Ese es Bildu que es un partido que…

- A ver, a ver, a ver… ¿los terroristas tienen un partido?

- Pues… sí, son los herederos de Batasuna, el brazo político de…

- Y ¿qué hacen esos en las instituciones? ¡No debería permitirse!

- Ya, pero el Tribunal Constitucional y el PSOE han…

- Tonterías, Juanma. Eso es una concesión política en toda regla. No me extraña que dejen de matar si se les ha dado todo esto, y ¿de quién es la culpa?

- Hombre, Jacinto… te puedo contar mi opinión pero es largo y…

- No me aclaras nada, Juanma.

- Lo siento, primo, así, de sopetón, no es fácil.

- Y ¿quién era Gadafi? Es que he visto una esquela que no entiendo…

- Pues un dictador que estuvo en Libia más de…

- En la esquela dice que fue el creador del estado del bienestar

- Bueno, es Gara, un periódico un tanto especial.

- Oye, primo… ¿qué es el 15M? ¿y eso de Democracia Real Ya? ¿qué les indigna tanto?

- Jacinto, acabas conmigo…

- Aquí dice que son okupas y que se sienten saqueados y desvalijados

- Es que han okupado un hotel vacío y dicen que están sufriendo robos en…

- ¿Robos? ¿Pero no son ellos los que han desvalijado el hotel? ¿Y el dueño qué hace?

- No puede entrar en su hotel.

- El mundo al revés. Y ¿la policía qué hace?

- Pues nada de momento, están esperando que los jueces decidan si…

- ¿Quién manda a la policía?

- El ministerio del Interior, Rubalcaba.

- ¿El que lloraba?

- Sí, entre otros. Están muy blanditos.

- Pues vaya. Este tío está en todos lados.

- Si yo te contara…

Afortunadamente una celadora irrumpió en la habitación con la merienda. Jacinto es de los míos, no perdona la comida y eso me salvó del interrogatorio.

Seguramente no podré volver a visitarle hasta dentro de un mes, o dos, o hasta que resuelva los embrollos de mi cabeza. Jacinto me ha zarandeado.

Juanma García Gay

miércoles, 17 de agosto de 2011

Gozos y urticarias

Llevo tiempo sin darle a la tecla y desde mi último post han pasado muchas cosas. Paré con una despedida, con el esperado anuncio del peor presidente de gobierno de la historia de España de su intención de no volver a presentarse y la alegría que ello me produjo. Y hoy retomo mi abandonado hábito con lo opuesto, con una bienvenida y la alegría que también ello me produce: ¡Bienvenido Benedicto XVI!

No voy a comentar cuánto de positivo tiene a mi entender esta visita. No voy a hablar de la estética colorista y multicultural de nuestras calles, de la desbordante fiesta internacional en cada esquina de Madrid, del soplo de aire fresco de cientos de miles de jóvenes, del mensaje apostólico, del escaparate internacional que la JMJ supone para Madrid y España (campaña impagable), de la alegría que se respira bajo los asfixiantes 40º de estos días, de la ingente montaña de dinero que más de un millón de almas inyectará en el comercio y hostelería de Madrid y alrededores, del más que positivo mensaje que tanto joven transmite, de los voluntarios y su ejemplo, de la solidaridad, de la huella que dejará en mis hijos lo que están viviendo… Todo ello es tan evidente que brilla por sí mismo.

Sólo quiero preguntarme, preguntar a quien lea estas letras, si se puede explicar qué anida en el corazón de cuantos se comportan con tanto odio y rencor. La visita papal está resultando urticante para muchas personas que, llenos de ira, llevan días vomitando sapos y culebras. A mí no me gustan muchas de las manifestaciones públicas de colectivos de uno u otro tipo y les dejo estar, aunque resultan contrarios a mi fe, a mis creencias religiosas, no me manifiesto ni llamo a la rebelión contra ellos. ¿Es mucho pedir lo mismo? ¿Es mucho pedir que a los católicos nos dejen tranquilos en nuestra fe? ¿Por qué la absurda obstinación de negar los valores cristianos de nuestra sociedad, de nuestra tradición? ¿Por qué la continua mofa y ofensa? ¿Por qué el desprecio? ¿Por qué el ataque frontal contra el cristianismo y la más absoluta desidia ante otras religiones? ¿Por qué la lupa en el cura pedófilo y la inopia en el entregado misionero? Paro aquí que ya me estoy pareciendo a Mourinho en su agónica interpelación.

En el fondo siento lástima. Creo adivinar corazones encogidos, interpelados (como dice un gran amigo), atrapados en su ignominia. Y tristes, muy tristes, rechazando cualquier atisbo del mensaje liberador de Cristo. Aún sin un ápice de gusto, sin gana alguna pues soy muy mal cristiano, rezaré por ellos.

Que la visita del Santo Padre traiga del brazo la bendición de Dios para todos nosotros, tirios y troyanos, que falta nos hace…

Juanma García Gay

sábado, 2 de abril de 2011

Tanta paz lleves...

Después de tanto tiempo deseando perder de vista al más espantoso, inútil y sectario de los presidentes de Gobierno de nuestra democracia, ahora que tiene autoproclamada fecha de caducidad no sé si me alegro.

Por un lado, la idea de perderle de vista me seduce, tengo que reconocerlo. Pensar que Europa y el resto del mundo dejen de mofarse de nuestra ridícula imagen patria, representada durante ocho larguísimos años por este mequetrefe o soplagaitas como Moratinos o la Trini es esperanzador. Saber que cualquiera que llegue, incluso socialista –Dios nos libre– lo hará mejor, no deja de ser una buena noticia.

En contrapartida albergo dos inquietudes. En primer lugar dudo si es reparable el daño hecho. El odio y sectarismo que ZP ha inoculado a la sociedad española es de difícil solución. El cordón sanitario frente a los no socialistas, el rencor como premisa, el revanchismo, la persecución de la Iglesia Católica, el falaz discurso republicanista, la infraideología intolerante, la mentira generalizada, la utilización sistemática de las instituciones, el doble rasero –tal vez sólo uno– antiterrorista… han marcado a la sociedad española con una señal indeleble como un hierro al rojo. Mucha y de profundo calado es la tarea que Rajoy y el próximo líder socialista tienen ante sí: recuperar la verdadera paz social y la conciencia común española.

Y en segundo lugar me preocupa el bombardeo mediático socialista que vamos a soportar próximamente. Si ustedes recuerdan, hace apenas unos meses un desconocido Tomás Gómez acaparó una inmensa y desorbitada repercusión mediática por el simple hecho de presentarse a unas primarias por la candidatura socialista a la Comunidad de Madrid. Los medios fueron generosos ante la batalla Trini-Gómez y, al menos los madrileños, sufrimos un verdadero hartazgo al desayunarnos, almorzar y cenar siempre en compañía de estos dos. Supongo, por tanto, que un proceso de primarias para designar al sucesor de ZP tendrá mayor repercusión, por desgracia, que el terremoto de Japón o el conflicto, que no guerra, de Libia.

Cierto es que en cuanto Tomasín ha campado por sus fueros, ha abierto el piquito y ha tomado las riendas del P.S.M. las aguas han vuelto a su cauce. Su falta de preparación y sus absurdas ocurrencias electorales le están hundiendo en las encuestas casi tanto como al Lisanosequé que presentan a la alcaldía madrileña.

Sea como fuere, la renuncia de ZP conlleva un reconocimiento implícito del absoluto fracaso de su política si es que alguna vez la hubo. Anuncia primarias pues no tiene sucesor. Rubalcaba con su hedor felipista y sus tejemanejes, la Chacón y su antiespañolismo (“todos somos Rubianes”), el Pepiño, perdón, Don José, que se nos enfada el bachiller, con su manifiesta vacuidad… no parecen dignos candidatos a la sucesión. Pajines y Aidos… sin comentarios. En fin, nos armaremos de paciencia pues se nos vienen meses duros, de mucho, mucho ruido y pocas nueces. Esperemos que, aunque el saliente ZP ha advertido que agotará la legislatura, nos haya mentido una vez más y se digne a adelantar la convocatoria de elecciones generales.

No sé si estoy alegre pero sí ansioso por imitar a Chiquito y pronunciar entre estertores un “¡Hasta luego, Lucas!”.

Juanma García Gay