miércoles, 3 de marzo de 2010

El timo de la estampita

Siempre que veo en televisión programas de cámara oculta me sorprende la facilidad con que se engaña al prójimo. Con un ápice de imaginación, la escenificación adecuada y, sobre todo, la manipulación de la buena intención inherente a la mayoría de los especímenes humanos, se agita un coctel capaz de provocar en el más pintado la reacción más absurda. Son los principios también de la prestidigitación, el universo de la ilusión. Aunque a veces ni la sofisticación es necesaria. Nada hay más sencillo y difundido que el eterno timo de la estampita y, sorprendentemente, sigue proporcionando excelentes resultados a buen número de timadores.

Aunque conscientes de su ineficacia e inutilidad, gota a gota el PSOE va creando el escenario adecuado sacudiéndose la responsabilidad y depositándola en los otros: la crisis no es tan grave como nos quiere hacer ver la derecha; el PP es un partido catastrofista que exagera para atemorizar a los ciudadanos y posicionarlos en contra del gobierno; el PP no colabora en nada, no quiere el pacto que ahora nosotros sí; el PP entorpece la labor del gobierno porque piensa que cuanto peor esté España mejores resultados electorales obtendrá…

Y, de repente, la ilusión. El pueblo se despierta y en un ataque de solidaridad y recuperación de la confianza desaparecida con la crisis, se levanta espontáneamente espoleado por un súbito y encantador optimismo que asegura que esto lo vamos a arreglar entre todos. Toma ya. Me acaban de llamar gilipollas.

Visitando la página web de esta gloriosa iniciativa, nos cuentan que “un profesional del marketing tuvo una idea hace meses, que quiso revertir la situación de desánimo que la crisis ha provocado en todos nosotros redactando un plan de acción que provocase recuperar la confianza. Lo presentó en las Cámaras de Comercio (¿cuáles?) que se entusiasmaron con el proyecto y buscaron el apoyo (y lo encontraron) de algunas de las empresas más importantes del país (¿cuáles?) que no lo dudaron y decidieron apoyar la iniciativa de forma anónima y desinteresada”. Y a estas alturas ¿alguien se cree que una empresa haga algo “de forma anónima y desinteresada”? Es justo para lo que están creadas las empresas. Y más “las más importantes del país”. “Como resultado de este apoyo empresarial se creó la Fundación Confianza con el objetivo de publicitar este lugar (supongo que se refiere a la web) e intentar hacer algo”. Así, tal cual. Qué bonito es el amor.

Tengo que felicitar al PSOE por esta iniciativa. Una vez más demuestran que sus creativos y directores de marketing se ganan excelentemente el sueldo. Millones de infelices tragarán el anzuelo (me ha sorprendido alguno de los personajes que ha brindado su apoyo a esta campaña, pero ya son mayorcitos y allá cada cual) y, una vez más, se difundirá ese mensaje “buenista” que tanto gusta al socialismo. Todos somos buenos, todos lucharemos por arreglar esta terrible situación y todos juntos, bajo el amparo santo y la luz del cielo… digo, del gobierno, lograremos salir de esta pese a los cenizos del PP.

Sin embargo nadie observará que, casualmente, la mayoría de las personas iniciadoras del proyecto son profesionales de los medios audiovisuales, la publicidad, el marketing y la comunicación. Nadie descubrirá la presencia entre ellos también de artistas, periodistas y famosos que se han posicionado públicamente en la izquierda social. Nadie se extrañará del relativo anonimato empresarial (algunas empresas aparecen como “Patronos” de la Fundación Confianza) y su falta de intención de lucro en tiempo de crisis. Nadie preguntará por la financiación de un proyecto y una Fundación que preside el antiguo director del Consejo Superior de Deportes y posterior Ministro de Comercio y Turismo, el socialista Javier Gómez-Navarro. Nadie cuestionará que proyectos de este tipo cuenten con los cuantiosos medios económicos que permiten su difusión en anuncios de televisión, prensa nacional y cuidada web, mientras que movimientos ciudadanos como Hazte Oír, la Asociación de Víctimas del Terrorismo, el Foro Ermua o el colectivo Derecho a Vivir entre muchísimos otros, se encuentren ninguneados cuando no claramente despreciados, pues su mensaje no interesa.

Como siempre, los hilos del socialismo y su ingeniería social, el intervencionismo más descarado y la manipulación absoluta. Otro timo de la estampita.

Juanma García Gay

10 comentarios:

  1. Has acertado plenamente: Nos han dado el timo de la estampita: Nosotros pensando que los sociatas no se daban cuenta que la historia les había arrinconado. No sólo sabían eso, sino sabían que nosotros no veíamos más lejos que eso. El timo de la estampita se da a cualquiera que quiera dinero, poder, éxito fácil, sin trabajarlo.
    Y así está la cosa Estos tipos son unos peligrosos timadores y estafadores. Hemos corrido la voz de que son tontos solemnes, pero hemos quedado nosotros como solemnes tontos y ellos con nuestro dinero-poder-éxito.
    No queda más remedio que reconocerse como lo que uno ha sido: gilipollas, no olvidar que son estafadores profesionales, y que la estafa más grande es la que se hace uno a sí mismo.
    Y sobre todas las cosas, encomendarse al Altísimo.

    ResponderEliminar
  2. Tienes toda la razón, don Juan Manuel. Yo iría más lejos todavía, no es ni siquiera un invento del PSOE para tirar balones fuera, sino un puro producto de la Casta (casta en el sentido indio de grupo, que, no de castidad) que vive del cuento y ve que con la crisis se va a acabar el rollo.
    Ayer en Telemadrid hablaban del tema en el programa de Burruaga. Observé que habían invitado a Luis Solana, el hombre que hizo miles de millones con el teleporno telefónico. Me acuerdo de aquellos pobres padres que tenían que pagar a Timofónica una cuenta de dos millones porque su niño se había pasado días enteros llamando a Telepajas. ¡Edificante!Esos son los sabios que nos proponen...
    El PP debiera gobernar naturalmente desde hace veinte años porque sus votante son la gente que curra, se esfuerza y quiere mejorar. Pero en realidad, sus líderes son todos funcionarios (por oposición) que conciben el Estado como teta vitalicia. El mundo de la empresa es riesgo, valor y un enorme esfuerzo personal que no consiste sólo en memorizar el Derecho Hipotecario o los comentarios a la Constitución de Alzaga. No hay empresarios en el PP, lo más parecido es Rato, que heredó lo suyo. Son gente que en un momento dado apostó por la seguridad, pasandose años de estudio encerrados para "sacárselas" y por su mentalidad. Yo les entiendo perfectamente, me gustaría haber hecho lo mismo. No es un reproche, es un diagnóstico. Y mi diagnóstico es que el que tiene mentalidad de opositor prefiere lo seguro (el pacto, bajarse los pantalones, decir que sí, etc.) a lo arriesgado. Por eso me parece maravilloso que se negara Rajoy a firmar porque en el fondo toda la Junta Nacional del PP está loca por firmar. ¡Lleguemos a un acuerdo! Naturalmente, si Rajoy firmara, sería la sentencia de muerte del PP y el final de cualquier proyecto de vitalidad en España. Bien por Mariano, le criticarán mucho, pero se está portando. Yo no entiendo por qué tanta gente lo odia en el PP, ¿será sólamente por el quítate tú que me ponga yo?

    ResponderEliminar
  3. Echale un vistazo a esta entrada: http://www.elblogsalmon.com/economia/esto-solo-lo-arreglamos-entre-todos-lo-dudo
    en la misma línea que tu entrada del blog,
    y esta otra http://www.elblogsalmon.com/economia-domestica/esto-solo-lo-arreglamos-entre-todos-lo-que-necesitamos
    en una línea diferente, apostando por el optimismo, pero claro, ¿quien es optimista en estos momentos?

    ResponderEliminar
  4. José Luis Jordán3 de marzo de 2010, 23:57

    No podías haberlo expresado mejor. Enhorabuena Juanma

    ResponderEliminar
  5. Albº: Por tu comentario y por mi artículo, es evidente que esta campaña que intenta fomentar el optimismo está consiguiendo el efecto contrario en algunos de nosotros. Al menos, si no el pesimismo (más todavía) sí el cabreo por el intento de tomadura de pelo.

    Luis: Sabes que yo también soy funcionario y es un tema que hay que contemplar desde muchos puntos de vista, hay muchos matices. Respecto al pacto o no y que Rajoy lo firme yo tengo alguna idea diferente. Me parece bien lo que se está haciendo ahora: el PP ha aparecido con una serie de medidas que, si el PSOE acepta implementar (no tienen otras, ni ideas, ni sugerencias, ni iniciativas...), que supongo que lo hará, no me parece mal el pacto. Estoy contigo que no hay que bajarse los pantalones pero si aceptan nuestra experiencia y buen hacer...

    oracliano: Muchas gracias por tus enlaces. Como tú dices, estoy más en la línea del primero aunque el segundo también tiene aspectos interesantes, sobre todo por el enfoque psico-sociológico que apunta los beneficios de un estado de optimismo.

    José Luis: El lunes te escuché a ti protestar en esta misma línea y creo que fue el acicate que me faltaba para escribir el artículo. Así que puedes apuntarte el mérito.

    Muchas gracias a todos por vuestros comentarios y, sobre todo, por leerme.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Una curiosidad. La reacción a esta campaña está siendo de lo más variopinta. Fijaos en algunos de los grupos de facebook que han aparecido en los últimos días. Algunos, incluso, con un notable sentido del humor como demuestran los 3 miembros 3 del último grupo que os señalo.

    Estosearreglaconunaselecciones.si (enlace)
    Esto sólo lo arreglamos SIN ELLOS (enlace)
    Esto solo lo arreglamos sin Zapatero (enlace)
    Esto solo lo arreglamos sin ZetaParo (enlace)
    ESTO SOLO ARREGLAMOS ENTRE TODOS..... Y LOS COJONES!!!!! (enlace)
    Esto solo lo salva Izquierda Unida (enlace)

    ResponderEliminar
  7. Internet es tan grande que vuestras voces son gritos en el desierto. Pero que bueno es oirlas. Por mas que me devano los sesos no veo solucion a este pais dirigido por verdaderos gilipollas. Voy a tener un problema muy serio en las proximas elecciones porque estoy por votar Don Pimpom.

    ResponderEliminar
  8. NOTICIA DE TELEMISIÓN ENGAÑOLA:

    Javier Gómez-Navarro, presidente del Consejo Superior de las Cámaras de Comercio de lo que queda de España, a la vista de que el líder de su partido -el socialista obrero y algo más, que no recuerdo- no es capaz de remontar la crisis que no existe, y sobre la que hablar es de antipatriotas, ha decidido, subvención mediante y aportaciones generosas por delante, salir a la calle para decir "Esto lo arreglamos entre todos", y para ello ficha a lo más granado del mundo mundial de los medios y otras hierbas.

    Ya ven. Hasta en el PSOE cunde el desánimo, ante la gestión talantosa de su jefe de filas.

    Que digo yo que, si esto fuera un barco -símil bastante usado en estos tiempos para definir el estado de la nación-, una propuesta como ésta, en la que se toman las riendas del barco, para no hundirse, viendo que no se capea el temporal como es debido ¿no sería considerada un motín? A lo mejor tenemos suerte y pasan al capitán por la pasarela, para que sirva de aperitivo a los tiburcios que se apostan a babor -o a estribor, que también es posible-.

    Lo dicho: esto es un motín en toda regla. Y si no lo es, lo parece. O así debería de decirse, también.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo: es cierto que son voces humildes, pero menos es nada. Además muchos piensan igual y esta marea sí se está difundiendo sin freno. Por cierto ¿en qué partido está Don Pimpom? Yo también le votaría. Gracias por tu comentario.

    Xixarro: No es un motín porque no tienen intención de hacerse con el barco. Sólo es un "soplo" de optimismo, un disfraz al desánimo para lavar la gestión del nefasto gobierno. No creo yo que Buenafuente, el Follonero o Angels Barceló quieran hacerse con el gobierno... Es un lavado de cara, el "buenismo" tan de moda últimamente.

    ResponderEliminar
  10. Pasados unos días compruebo que no soy el único que reniega de esta campaña. Creo que son interesantes estos enlaces: enlace
    enlace

    Hay muchas noticias y muchos blogs en la misma línea que mi artículo. Me alegra comprobar que la gente se levanta contra semejante tomadura de pelo.

    ResponderEliminar