miércoles, 24 de febrero de 2010

Cambio en la estrategia

Hace apenas dos meses, en la rueda de prensa que Zapatero celebró el 30 de diciembre en La Moncloa, el Presidente del Gobierno de España rechazaba de plano un hipotético pacto económico con el Partido Popular porque “la economía es cuestión de ideología”. Curiosa afirmación en boca de quien demuestra no tener ni la más remota idea en materia económica –recordemos que Jordi Sevilla le iba a poner al día en “un par de tardes” – y una más que dudosa formación ideológica.

Ahora, sin haberse cumplido dos meses de aquello, todo el gobierno sin excepción y especialmente la número tres del PSOE, la portavoz Pajín, se lanzan en tromba a acusar al PP de rechazar el pacto que ellos promueven. Mariano Rajoy ha recordado que hasta en tres ocasiones lo ofreció al gobierno obteniendo siempre el rechazo por respuesta. Ahora se les llena la boca con el pacto, es la obsesión de febrero. Este cambio de actitud (me niego a pensar que la sugerencia del Rey haya resultado tan influyente y menos en los pusilánimes que nos gobiernan que no aceptan injerencia o consejo alguno) se debe a un nuevo rumbo en la estrategia. La evidencia de la crisis y la inoperancia del gobierno son irrefutables. España está en el furgón de cola en la lucha contra la crisis y sin resultado esperanzador alguno. Ni al PSOE se le escapa la crudeza de la situación y la rotundidad de la evidencia. Por tanto, sabiéndose incapaces han urdido un nuevo plan, que ni es nuevo ni es un plan, es una constante en su actuación: Voilà… ¡el ventilador!

Estos socialistas actuales que aunque inútiles son listos, van a dirigir su artillería pesada contra los populares. Ya lo advertí hace unos días y lo repito hoy. En un primer momento, ilusos, negaron la crisis. Cuando continuar con la negación resultaba patético optaron por admitirla pero atribuyendo la responsabilidad de la misma al PP. Pepiño se cansó de asegurar que lo que ahora ocurre es la consecuencia de la política especulativa del ladrillo promovida por los gobiernos de Aznar. Aunque así hubiese sido, que no lo fue, el incorreto Pepiño olvida que ellos llevan seis años a las riendas de un país que se desboca y al que no saben cambiar el rumbo. Alguna responsabilidad tendrán, digo yo.

Superada también esta fase y visto el poco calado conseguido en la opinión pública, arremeten con la siguiente máxima: “Si no salimos de la crisis no es nuestra culpa, es porque el PP no se suma al empeño y dinamita todos nuestros esfuerzos”. Con un par.

Lo lamentable es que esta interpretación del “Manual del yo no he sido (que soy bueno) y los malos son los retrógrados fascistoides del PP”, es secundada por legiones de sus votantes. ¿De verdad nos falta tanta cultura democrática en España? Tal vez sea aún la inamovible e irrazonable posición de quien no quiere ver más allá de sus narices. Hace años, durante una discusión política con una amiga votante socialista, fue repitiendo como un loro los demagógicos y falsos argumentos con los que les nutren sus ideólogos. Uno a uno, también, fui rebatiéndolos todos. Finalmente, viéndose acorralada, acabó espetando: “Bueno, vale, tal vez esté equivocada pero los tuyos han estado chupando más de 40 años, ahora nos toca a nosotros”. Rotunda argumentación ante la que poco pude razonar. La lástima es que ese “nosotros” no le incluya a ella, infeliz, que al menos algo sacaría, porque mientras tanto “nosotros” y “ellos” nos estamos yendo juntitos al fondo del abismo.

Juanma García Gay

9 comentarios:

  1. Juanma, amigacho, cuando esa colega de profesión se refirió a "los tuyos", ¿a qué tuyos se refería?. Quiero decir que si en su cocorota, dentro de ella, en lo más profundo de su sesera, seguía viendo a franco en cada esquina de la calle Génova, o qué. ¿Quién le enseñó tal cosa? ¿Sabría distinguir esa persona entre cerca y lejos, alto y bajo, bueno y malo?

    Al final, cuando al albaricoque le quitas toda la pulpa, a base de argumentos sólidos como el acero de un cuchillo de mesa, te queda la cáscara de la semilla y, dentro de ella, la razón de todas las cosas que nos pasan, que no es sino la más pura ignorancia.

    En fin. Tápate, que con el ventilador que han puesto en marcha en ca'Ferraz vas a pillar un catarro.

    ResponderEliminar
  2. Estamos como siempre al 140% de acuerdo y me hace gracia que la "caza del pasado" empezara con el dedo de Aznar, el famoso asesino de niños irakíes, que reparte por las noches chapapote en las costas gallegas con un cucharón.
    Esta noche vi a Rajoy en Telemadrid. No entiendo por qué le critican tanto; es un hombre amable y razonable, sin estridencias pero tampoco se chupa el dedo. Cuando le preguntaron "que por qué no suscribía el pacto" contestó que el Sr. Zapatero lleva seis años gobernando como le da la gana, que para eso ha ganado dos veces las elecciones, y repitió lo que le espetó hace unos días en el Congreso: una de tres, o cambia Vd. de política; o bien alguien de su partido le sustituye; o bien convoca elecciones. El argumento es perfectamente lógico, a mí me gustó, por tanto me temo que no convencerá a nadie.

    ResponderEliminar
  3. Cada día se toman medidas que fomentan el desempleo, felicidades presidente.

    Conozco muchos casos en los que, auténticos profesionales, ante la situación actual, están bajo el paraguas -ahora que llueve tanto- del subsidio por desempleo, porque no hay ayudas para que las empresas amplíen plantilla, ni para iniciar una actividad por cuenta ajena.

    Con esta situación, ¿qué pacto quiere ZP?

    Como bien se ha dicho, nos llevan a todos al abismo, estamos en el límite y nos invitan a dar "un paso adelante".

    Si la situación no cambia por completo, con todo el apoyo de los ciudadanos, nuestra economía hablará griego.

    ResponderEliminar
  4. Lo que está ocurriendo en España ahora mismo es mucho más preocupante que la suerte que correrá un personaje de bajo perfil como Zapatero, que hubiera durado un mes y medio en cualquier pequeña empresa que aspira a ser rentable. La crisis económica que nos golpea –de la que nunca se había hablado tanto como ahora, a pesar de que su cruda realidad y efectos nos acompañan desde hace dos años–, junto a la incapacidad del Gobierno para afrontarla, trasladan a la ciudadanía una preocupante sensación de impotencia, una atmósfera de declive en muchos de los valores que nos han sostenido socialmente y de letal desconfianza en la política como instrumento para resolver los problemas. A mi me recuerda, de algún modo y salvando las distancias, a lo que Didedot dejó escrito en sus notas a la reina Catalina de Rusia cuando ésta le pidió un diagnóstico sobre la situación de país euroasiático. El pensador francés dejó por escrito, no atreviéndose a decir de viva voz, algo tan duro como que “Rusia era como un árbol en el que los frutos se pudren antes de madurar”. Insisto en lo de algún modo y salvando las distancias, obviamente. Dicho lo cual, añado mi presentimiento de que esta crisis económica es sólo la punta del iceberg de una crisis más profunda, social y ética, que ha puesto de relieve el delirante ejercicio del poder del actual presidente del Gobierno. Siendo consciente, por ello, de que en España hay muchos aspectos que apuntan a una inquietante necesidad de regeneración política, tampoco quiero caer en un pesimismo atroz, que conduce a poco y cierra las puertas a la creatividad necesaria para salir airoso de esta situación. Ojalá haya perdido vigencia la queja de Unamuno: “Los españoles, exceso de codicia, falta de ambición”. ¿Nos falta cultura democrática? Lo apuntas al final, después del retrato lúcido –que aplaude con razón, una vez más, Luis– que contienen los cuatro párrafos anteriores. Algo de esa cultura debe faltar ante manifestaciones como las de esa amiga votante socialista, que se repiten, de un modo u otro –lo cual es realmente grave–, en muchas de las declaraciones de los actuales dirigentes del Partido Socialista. Olvida tu amiga y olvidan esos dirigentes que a veces debemos estar de acuerdo en que no estamos de acuerdo. Es un ejercicio democrático edificante, sin duda, mucho más sano que echarle la culpa al lucero del alba para no admitir la responsabilidad en el daño que se está provocando. Saludos. Rafa

    ResponderEliminar
  5. Si Juanma, pero el culpable sigue siendo el PP porque no acepta un Pacto Institucional, para salir de la crisis, sobre los temas que le salen del cul... a ZP.

    Te voy a dar el título para un nuevo artículo en tu blog

    "ZP como Director General" Si España fuera una empresa, cuánto tiempo le permitirían los accionistas de una empresa, a ZP, permanecer como Director General, con los resultados que lleva cosechando durante los últimos 6 años en España? Créeme, le habrían puesto en la P... calle al final del primer año. Se ha dedicado a: pintar las paredes, poner moqueta, cambiar el uniforme del personal de fábrica, subir el sueldo de los representantes sindicales, mejorar las fiestas de Navidad de la empresa...pero cada vez se vende menos, la empresa tiene desfases de caja y sobran 100 de los últimos 98 empleados contratados, porque ha metido a sus amigos. Así no se puede y esto se hunde

    Un propuesta de pacto parcial, no sirve para nada.

    ResponderEliminar
  6. Muy buenas:

    En relación con tu último artículo, la parte final, quizás, desde mi modesta opinión, aparte de incapacidad, falta de aptitud y actitud, etc, lo que tiene nuestro país es una gran vergüenza histórica.

    Si bien los que están ahora no aciertan, ni señalando el camino, en general se recurre siempre a la memoria histórica con ciertos tintes ya pasados. Y me explico:

    La realidad de la historia marca que España se formó tras la fusión y conquistas de reinos, que llegaron a imperio, pero retornaron a reino. Que en nuestro periplo histórico, estas tierras han sufrido invasiones, luchas y guerras, así como movimientos intelectuales, que ha forjado nuestra cultura, una cultura basada en principios que nos permiten convivir en paz.
    Se ha pasado por reyes más o menos autoritarios, por cortes, por repúblicas y por dictaduras (más de una), pero en todo lo que nos acontece en estos últimos tiempos, cuando surgen los problemas o faltan argumentos, casi siempre (por no decir siempre) se recurre a la historia entre 1936 y 1975.

    Pues bien, sabiendo que soy joven, y por ello con cierta inexperiencia en algún aspecto, aunque no soy estúpido y sé razonar, recopilar y analizar la información a mi disposición, estoy harto, cansado y aburrido de escuchar que durante la dictadura ocurría tal y cual. Y que todo el PP, así como otros gremios, son los culpables de ello.

    Ni existía en aquella época, ni sé que significa el "pues en la dictadura esto era peor". Para mi, como para muchos, esa es una parte de la historia que, bien analizada, tenía cosas buenas y malas, peores y mejores, aprovechados y desaprovechados, ganadores y perdedores (porque SIEMPRE alguien gana y otro pierde).

    (Continúa .../...)

    ResponderEliminar
  7. (Continuación .../)

    Digo que para mi, como para muchos, es una parte pasada de la historia, aunque, por desgracia, ya hay gente que se encarga de hacerles vivir de una manera ficticia la "realidad" de aquella época, y que la cuenten como si ellos fueran los protagonistas. No por ello digo que nos debamos olvidar, eso significaría caer de nuevo en la estupidez y tropezar dos veces en la misma piedra.

    Por no extenderme esto es lo que llamo vergüenza histórica, que es todo lo contrario a orgullo de nuestra historia, con lo bueno y lo malo, orgullo de nuestro país y de nuestra Patria, concepto aparentemente no muy bien valorado hoy en día, y que no es propiedad en exclusiva de las instituciones militares.

    Todo esto me surge porque siempre se habla de la historia reciente, la gente se le llena la boca de palabras sin sentido y, hay que tener en cuenta que los que hoy tienen hasta 35 años no vivieron en primera persona aquellos tiempos del "cuéntame", incluso extensible a los que tenían 5 años en el 75. Y esto hablando de forma relativa ya que siempre hay alguien, y con razón, que no entra en la generalidad.

    En fin, que un porcentaje importante de la población española no sabe exactamente lo que pasó, cómo fue ni cómo se vivió. Y muchos de los que hoy estamos tampoco, sean cual sea su color político.

    Y finalizo añadiendo que me afirmo basándome, entre otras, en las experiencias y vivencias de mis familiares: un abuelo (materno) condenado a muerte por rojo tras la denuncia de un falangista y absuelto tras 5 años de cárcel, aunque inhabilitado para ejercer su profesión de maestro. Una abuela (materna) que, por estar casada con mi abuelo, tampoco la dejaron ejercer (luego eso no ha sido compensado en la democracia). Una tía que murió de pequeña en la guerra ya que los rojos no le daban la leche en polvo porque mis abuelos eran nacionalistas según los del pueblo. El otro abuelo (paterno) diputado de las cortes del régimen y aprovechado de la situación que se enriqueció con el cargo y arruinó a su familia. Unos tíos que se escondían en las montañas por apoyar a los maquis. Otro tío que se ha enfrentado a destierros profesionales y abandonos de sus jefes por hacer cumplir la ley del régimen. Padre y madre que tuvieron que acatar una investigación exhaustiva, y humillante, para que se permitiera el matrimonio entre un militar y la hija de un excondenado. Etc, etc, etc....

    Y sólo puedo contar algunas historias tristes, pero habrá personal que tengan muchas más que contar, y más graves si caben.

    NO A LA VERGÜENZA HISTÓRICA

    UNIÓN, TRABAJO y LUCHA POR EL FUTURO, sin dejar de aprender de nuestro pasado.

    Y perdona si te he aburrido, pero me pongo a escribir y no paro.

    Un fuerte abrazo,

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Intento responderos brevemente.

    Xixarro: Es cierto que el posicionamiento personal a veces obceca. Te colocas en una fila y automáticamente aceptas sus “preceptos” y niegas los de las otras filas. Pero yo creo que nos pasa a todos. Lo que ocurre es que argumentaciones tan vacuas como la que he relatado a cualquiera le desesperan. Y sí, me temo que el ventilador ya está empezando a girar. Nos quedan un par de años sabrosos.

    Luis: Lo que hace falta es que ZP se marche. Si le sustituye Rajoy o el bombero torero es lo de menos (entiéndase la licencia), cualquiera lo hará mejor que él. Llevan dos años mofándose de nuestras ofertas de ayuda y ahora, de repente, cambian absolutamente. Y son capaces de argumentar que no ofrecemos nada, que sólo queremos molestar y ninguna propuesta concreta. Es para desesperar a cualquiera, siempre mintiendo de forma consciente y sin ningún rubor. Y, lo que escribí: con legiones que les aplauden y lo toman como verdades absolutas.

    Ignacio: Tú como joven en activo imagino que estarás asustado. El paro juvenil es una auténtica pesadilla y seguro que lo ves en tus compañeros de promoción. Los jóvenes que acaban su carrera y no tienen opción alguna de trabajo son la mayoría. Imagino con qué ilusión estudian los que ahora están en la universidad, casi deseando que estos estudios se eternicen con tal de no caer en la caldera del desempleo. Qué panorama.

    Rafa: Estando de acuerdo en lo que escribes quiero, sin embargo, intentar un ejercicio de optimismo. Acepto la sensación de impotencia, la atmósfera de declive, la desconfianza en “la política”… pero me gustaría oponerme a que se trata de la punta de un iceberg, como apuntas, una crisis más profunda social y ética. Prefiero pensar que nuestra sociedad sabrá curar la profunda herida que este socialismo la está infringiendo y, sobre todo, en cuanto concierne a la ética me gustaría comentar muy brevemente dos aspectos. En primer lugar estoy contigo en la actual falta de ética pero sobre todo en la forma de hacer del socialismo actual. Por supuesto que en todas partes cuecen habas y nadie estamos limpios de comportamientos deleznables en nuestras propias filas. Pero la falta de ética general está instalada en el PSOE, su comportamiento es habitualmente amoral y, lo que es peor, inmoral (paro aquí que de lo contrario escribiré un ladrillo). Y en segundo lugar quiero romper una lanza por nuestra juventud. Existe un buen número entre nuestros jóvenes que sí tienen valores y yo creo en ellos.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo 1: Totalmente de acuerdo. Imagínate si fuese un entrenador de fútbol, seguro que no habría comido el turrón en su puesto ya en su primera liga. En política resultar elegido es un pasaporte para cuatro años. Lo cierto es que la gestión de ZP no soporta el más mínimo ni siquiera benévolo análisis.

    Anónimo 2: Lo primero es decirte que un comentario como el tuyo por muy largo que sea no aburre en absoluto. Me gusta tu idea de la “vergüenza histórica” y creo que tienes mucha razón. De todas formas, si no se agita el avispero es raro que las avispas ataquen. Si ZP no se hubiese empeñado en su visión revisionista y revanchista de ese periodo histórico tan concreto, las heridas de uno y otro lado no estarían tan sangrantes y en carne viva. A estas alturas no tiene sentido y en nada beneficia al conjunto de la nación a la que, al contrario, debilita y separa. Es cierto que la mayor parte de los españoles “pasan” de este asunto… hasta que les tocas la fibra sensible. Y ZP está muy sobón…

    De nuevo muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Un abrazo.

    ResponderEliminar